Mes: diciembre 2015

Indultos a políticos

Tras unos días de ausencia del blog por varios motivos, reaparezco para continuar realizando los análisis diarios de la noticia más importante del momento. Hoy toca elaborar una opinión sobre los indultos que se realizan desde el poder político a sus compañeros inmersos en casos de corrupción, lo cual me parece una clara intromisión en el poder judicial saltándose a la torera la división de poderes en España.

En nuestro país existe la separación de poderes en ejecutivo, legislativo y judicial. Este organigrama de una sociedad lo creó Montesquieu en su libro El espíritu de las leyes. Su justificación era evitar la tiranía y el uso del poder concentrado en las clases más privilegiadas de una sociedad lo cual es tan válido tanto para aquella época como para la que vivimos. Pues bien, parece que en la actualidad el Gobierno que es responsable del poder ejecutivo y legislativo se está inmiscuyendo en el judicial con una regularidad mayor de la deseada en un sistema justo, evitando a mi juicio que se cumplan los objetivos que buscaba Montesquieu.

Para entender el por qué de este análisis y aunque por muchos ya es sabido, hay que conocer que el Gobierno tiene capacidad para indultar a cualquier persona que esté involucrada en un proceso judicial o haya sido condenada. Puede parecer un disparate o no tener concordancia con la separación de poderes antes mencionada pero es uno de tantos privilegios de los que consta nuestra clase política y que seguramente si se hiciera un referéndum para votarlo habría que quitárselo puesto que, y siempre desde mi punto de vista, me fío más del dictamen de un juicio con sus distintas fases y resolución que del juicio de un político que se mueve por influencias y grupos de poder.

En unos tiempos de depuración de responsabilidades de la sociedad y en los que se está viendo que uno de los grandes problemas de España ha sido y sigue siendo la corrupción política, nos encontramos con el dato de que el Gobierno de Rajoy ha aumentado en un 49% los casos de indultos siendo la mayoría de a favor de otros políticos, normalmente del mismo partido, con casos pendientes de corrupción. Es fácil ver entonces como en vez de dejar al poder judicial realizar su trabajo y que cada sea dueño de sus actos, desde el Gobierno se evita que sus “amiguitos” quienes nos han robado nuestro dinero, sean juzgados como se haría en un país justo y libre.

Es por todo esto que me permito concluir que lamentablemente tenemos una separación de poderes desde el punto de vista técnico pero no práctico. Esto ocurre en muchas facetas de la vida, sin embargo, que ocurra en los términos que he explicado anteriormente me parece muy grave porque desvirtúa el carácter equitativo de la justicia, puesto que a mí o a quien esté leyendo esto, a no ser que sea una persona de gran influencia o político, no va a venir ningún Presidente a indultarnos si metemos la mano en el cajón. Por tanto, desde 1978 que Montesquieu escribiese su obra, no se ha conseguido evitar la tiranía en nuestro país y eso que ya ha llovido desde entonces.

Anuncios