Categoría: España

Indultos a políticos

Tras unos días de ausencia del blog por varios motivos, reaparezco para continuar realizando los análisis diarios de la noticia más importante del momento. Hoy toca elaborar una opinión sobre los indultos que se realizan desde el poder político a sus compañeros inmersos en casos de corrupción, lo cual me parece una clara intromisión en el poder judicial saltándose a la torera la división de poderes en España.

En nuestro país existe la separación de poderes en ejecutivo, legislativo y judicial. Este organigrama de una sociedad lo creó Montesquieu en su libro El espíritu de las leyes. Su justificación era evitar la tiranía y el uso del poder concentrado en las clases más privilegiadas de una sociedad lo cual es tan válido tanto para aquella época como para la que vivimos. Pues bien, parece que en la actualidad el Gobierno que es responsable del poder ejecutivo y legislativo se está inmiscuyendo en el judicial con una regularidad mayor de la deseada en un sistema justo, evitando a mi juicio que se cumplan los objetivos que buscaba Montesquieu.

Para entender el por qué de este análisis y aunque por muchos ya es sabido, hay que conocer que el Gobierno tiene capacidad para indultar a cualquier persona que esté involucrada en un proceso judicial o haya sido condenada. Puede parecer un disparate o no tener concordancia con la separación de poderes antes mencionada pero es uno de tantos privilegios de los que consta nuestra clase política y que seguramente si se hiciera un referéndum para votarlo habría que quitárselo puesto que, y siempre desde mi punto de vista, me fío más del dictamen de un juicio con sus distintas fases y resolución que del juicio de un político que se mueve por influencias y grupos de poder.

En unos tiempos de depuración de responsabilidades de la sociedad y en los que se está viendo que uno de los grandes problemas de España ha sido y sigue siendo la corrupción política, nos encontramos con el dato de que el Gobierno de Rajoy ha aumentado en un 49% los casos de indultos siendo la mayoría de a favor de otros políticos, normalmente del mismo partido, con casos pendientes de corrupción. Es fácil ver entonces como en vez de dejar al poder judicial realizar su trabajo y que cada sea dueño de sus actos, desde el Gobierno se evita que sus “amiguitos” quienes nos han robado nuestro dinero, sean juzgados como se haría en un país justo y libre.

Es por todo esto que me permito concluir que lamentablemente tenemos una separación de poderes desde el punto de vista técnico pero no práctico. Esto ocurre en muchas facetas de la vida, sin embargo, que ocurra en los términos que he explicado anteriormente me parece muy grave porque desvirtúa el carácter equitativo de la justicia, puesto que a mí o a quien esté leyendo esto, a no ser que sea una persona de gran influencia o político, no va a venir ningún Presidente a indultarnos si metemos la mano en el cajón. Por tanto, desde 1978 que Montesquieu escribiese su obra, no se ha conseguido evitar la tiranía en nuestro país y eso que ya ha llovido desde entonces.

Reflexión post huelga

Tras el día de no escritura en forma de apoyo a la huelga de ayer, hoy vuelvo a la tarea. Fue la novena de la democracia española y segunda que se gana a pulso el gobierno actual. Como pasa siempre a la hora de realizar análisis y la reflexión posterior los datos que podemos recoger completan una amplia gama cromática, propia de la mejor tienda de pinturas, en la que sólo debemos escoger los que más se acerquen a nuestra posición ideológica o política.

Si se quiere saber si una movilización ha tenido éxito hay un dato objetivo que cada uno puede observar sin dar opción a que lo manipulen y es la manifestación que cierra los días como el de ayer. Fue multitudinaria y no se puede discutir su éxito en ese sentido. A parte quedan los datos tanto de gobierno como de sindicatos los cuales y como es razonable pensar barren para casa, aunque personalmente, que muchos pueblos en manos de los populares encendieran el alumbrado público a las 12 del mediodía para aumentar el gasto energético, ese concepto que ayer desbancó a la prima de riesgo de la cima de la pirámide de menciones diarias, me parece un acto de miedo y un intento por aplacar la voz de una población más que descontenta.

Admito, que cuando hace unas semanas estuve con varias personas dilucidando acerca de los titulares pensábamos que iban a aparecer hoy en prensa, yo no era muy optimista puesto que dado el descontento que se puede palpar entre la sociedad española creía que no iba a ser una huelga con tanto poder de convocatoria. Y es que, si sumamos la gente que no puede permitirse perder un día de sueldo, los que no se identifican para nada con los sindicatos y los que están de acuerdo con las políticas que nos han traído a esta situación, el grueso de la población se ve ampliamente reducido. Sin embargo y pese no haber sido la huelga general con más éxito de la historia de España, teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, creo que es para estar satisfechos y orgullosos de las ganas de cambio que demuestra esta sociedad día a día.

Por otro lado, los titulares siguen día tras día justificando actos como el de ayer, y es que hoy se puede leer en prensa “La zona euro entra en recesión tras 6 meses de caída consecutiva”, justo ahora que los ocupantes de despachos dicen que se comienza a salir de esta vorágine económica. Es increíble como cada día quedan en evidencia antes los datos macroeconómicos.

Y os preguntaréis: ¿y el resultado de todo esto cuál es?. Pues mucho me temo que habrá que esperar aún unos días para que los distintos grupos de poder del país maduren los datos y se den por aludidos, cosa altamente difícil como ya hemos visto en el tema hipotecado en el cual han hecho falta suicidios para que eso ocurriera. Lo que sí queda claro es que es momento de cambiar, más vale tarde que nunca y si no se hace ahora dentro de 6 meses estaremos en la misma situación que se encuentra hoy Portugal y celebrando como ellos hicieron ayer, una tercera huelga general.

Irreal Decreto de desahucios

Intento buscar temas distintos sobre los que hablar, pero esta semana irremediablemente hay un “TT” inamovible, del Decreto sobre los desahucios. Tan absurdo e irrisorio es el acuerdo que hasta los jueces se están pronunciando sobre él. Y es que, parece que el Gobierno continúa tomándose a broma a las familias en situación de extrema necesidad con posibilidades de perder su casa. Me pregunto si entre los datos objetivo para el próximo año a parte del de recortar el gasto público se encuentra el de llegar a la tasa de suicidios de China porque sino es incomprensible la manera de legislar desde el Congreso, concretamente desde la bancada azul.

Poco a poco según se van conociendo cláusulas del escrito las cuales hacen que parezca ser cada vez más favorable a los bancos. Da la sensación al analizarlo que en vez de una ayuda a las familias necesitadas es una excusa para callar la voz de la ciudadanía perjudicando lo menos posible a los bancos o mejor dicho sin perjudicarlos. Pero esta vez parece que la jugada les ha salido mal puesto que los jueces, un colectivo con poder, influencia, respeto y capacidad de movilización, se han levantado contra el gobierno de incompetentes y sesgados que tenemos, primero fue por la Ley de tasas judiciales y ahora es por este bochornoso Decreto. Perdonad que me exalte pero hay temas en los que me parece que se puede estar de acuerdo o no según los ideales de cada uno pero hay otros en los que se juega con las vidas y el futuro de los demás lo cuales provocan esta reacción en mí.

Para quién aún no conozca de que consta el Decreto aquí van unos cuantos puntos:

– Excluyen los casos en que la casa se la queda un tercero y no el banco: Artículo 1 y el cual va a dejar fuera de la paralización del desahucio a muchas familias igual de vulnerables que las que sí están incluidas en la norma. Dice que la moratoria solo será aplicable cuando la vivienda se haya adjudicado en subasta al banco o “a persona que actúe por su cuenta”. Es decir, que en todos aquellos casos en los que un tercero que no sea un banco – un particular, una inmobiliaria, etcétera- se quede con la casa en la subasta, la familia podrá ser desahuciada, aunque cumpla con todos los requisitos para evitarlo. Por tanto, la decisión de que te quedes en la calle o no, no depende para nada de una norma objetiva e igual para todos, depende del interés que tenga alguien por quedarse con tu casa o si en ese momento le viene mejor “levantar la mano con su cartelito” a uno o a otro.

– No se paralizan los intereses de demora: Lo que ha aprobado el Gobierno no es una moratoria, sino una suspensión del desalojo, de forma que durante esos dos años la deuda se seguirá generando y los intereses de demora la seguirán aumentando. Los bancos no tienen tanta prisa en recuperar la vivienda porque no tienen cómo venderla sin embargo tienen mucho interés en no perder los derechos económicos. Una vez más tanto los redactores de este Decreto como los bancos se dejan el corazón olvidado en el cajón de la mesilla de noche, que lo hagan los segundos es grave, pero que lo hagan los primeros es nefasto.

– Familia con dos hijos no y familia con tres hijos sí: El decreto fija unos exhaustivos requisitos a cumplir, económicos y de cargas familiares, que son acumulativos. Es necesario no superar los 19.000€ al año y que la cuota de la hipoteca suponga más del 50% de los ingresos de la familia. Pero además, para una pareja se requiere tener tres hijos como mínimo, lo que deja fuera a las que tengan dos hijos, salvo que alguno sufra discapacidad.

– Madre o padre con un hijo, a la calle: Para ser beneficiarias de la suspensión las familias monoparentales tienen que tener dos hijos a su cargo. Es decir, a parte de llevar las responsabilidades de una casa en solitario durante años, resulta que cuando vienen mal dadas, en vez de tenderte una mano, desde el Gobierno te excluyen y te dejan fuera de toda medida.